Estafó a su amigo y a un vendedor


Autos: el estafador le compró un auto a su amigo y no cumplió la promesa de pagar. Además, vendió ese vehículo a una agencia de autos y recibió otro auto más dinero en efectivo.


General Pico (Agencia) - La Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional II detuvo la semana pasada a un estafador, que abusó de la confianza que tenía con un amigo, le compró un automóvil usado y nunca lo pagó. Además, con el rodado conseguido por ese ilícito, el sospechoso estafó también a un vendedor de autos. El implicado fue notificado por la Justicia y quedó en libertad.
Según informaron fuentes confiables, el hecho tuvo lugar aproximadamente un mes atrás. El imputado, que posee antecedentes por hechos similares, entabló una amistad con un ferretero piquense a través de su empleada, quien a su vez es amiga del sospechoso. Abusando de la relación y confianza obtenida, el estafador le compró al comerciante un automóvil Peugeot 307 que tenía a la venta, pautando de palabra que el pago de 130.000 pesos se produciría cuando cobrara un “trabajo importante” que realizó para una firma de Intendente Alvear. Además, el vendedor le entregó el título de propiedad y la tarjeta verde.
Cuando las fechas estipuladas estimativas se cumplieron, y al ver que su “amigo” no apareció para pagarle, el ferretero lo llamó y lo buscó, pero nunca fue atendido ni pudo ubicarlo. Ante esta situación, a principio de la semana pasada radicó la correspondiente denuncia en sede de la Brigada de Investigaciones de la UR-II, donde comenzaron una rápida investigación.
Tras diferentes averiguaciones, en las horas posteriores los pesquisas hallaron el Peugeot en una agencia de venta de automóviles usados, ubicada en calle 3 entre 36 y 38 del barrio Frank Allan. Al entrevistar al agenciero, este les dijo a los efectivos policiales que permutó el auto con el imputado, al cual le entregó como pago un Fiat Uno y dinero en efectivo. Como los agentes secuestraron el 307, reclamó la devolución del otro rodado.
El jueves último, la Brigada estableció que el auto del ferretero se encontraba en la localidad de Realicó, junto al estafador, quien se encontraba en la casa de unos familiares. Una comisión policial viajó hasta allí, secuestró el rodado y detuvo al sospechoso.
El implicado pasó tres días detenido hasta que el sábado fue liberado por disposición de la Fiscalía interviniente, que lo notificó en libertad en una causa por “estafa”.