Construir hasta los pequeños sonidos

La cantante, compositoria y arreglista Cielo Pordomingo presentará su último album FUGALINE en el Social BarClub.

Cielo Pordomingo es una cantante, compositora y arreglista santarroseña que actualmente reside en México. El domingo, a las 23 horas, estará presentando su segundo álbum, FUGALINE, en el Social Bar Club (Alvear 42), junto a un cuarteto de cuerdas integrado por Luca Rodríguez, Marianela Jure, Tobías Agustín Pignol y Ludmila Santa Juliana. Una fusión electrónica orquestal construida desde los pequeños sonidos. La entrada será gratuita.

Cielo Pordomingo, como muchas pampeanas, emigró hace décadas hacia Buenos Aires, apenas terminó sus estudios. Para la comunidad santarroseña puede ser una artista desconocida o aquella Cielo adolescente que en la secundaria compuso la música para una obra teatral. Sin embargo, en su extensa carrera ha cosechado números premios como el Emmy Award 2014 por Composición y Arreglos Musicales para el Programa de Televisión Atención Atención de Puerto Rico y ha participado en numerosos proyectos en distintos países de Latinoamérica.


De visita en Santa Rosa, Cielo Pordomingo habló con Kresta sobre ‘un proyecto que fue llevando a otro, y ese a otro‘ y que la mantiene radicada hace 12 años en la ciudad de Querétaro, México, abocada a numerosos proyectos relacionados con la música.

Construir el propio sonido

‘Yo combino, es lo que me gusta hacer. Puedo estar ocho horas por día, construyendo un arreglo de un cuarteto de cuerdas. La línea de violín, de viola, de cello y de contrabajo. Y los hago a mano; me gusta hacer los pentagramas porque cuando los veo siento que es más gráfico. De repente estoy con un sonido de un sintetizador analógico, que parece como un ruido si está aislado, pero con el que puedo estar la misma cantidad de horas que con el cuarteto de cuerdas, construyendo el arreglo de un sintetizado que va a complementarlo.

Para hacer ese sonido, del que capaz alguien dice ’ah, sí, hace ruiditos’, estoy horas. Pero también está esa: vos podes construir tu propio sonido o agarrar un loop que te viene en un programa ya armado y pones copy - page y listo. Pero a mí, eso me aburre. Entonces, mis bases electrónicas van más por construir cada detalle, cada sonido, el entrecruzamiento de sonidos, etc. Y en el medio de eso aparece un arreglo de cuerdas, va un piano muy clásico‘, explica Cielo y advierte: ‘Lo que sí es una constante en mi trabajo es la diversión en el sentido lúdico ¿no? Yo hago las baterías, los pianos, los bajos, los arreglos de cuerdas, las voces y los coros. Voy pedacito por pedacito. Es como construir una casa, parte por parte. Construyo la estructura, el detallito, la pintura, el revoque fino, etc. Entonces, lo que más me condiciona a la hora de componer una canción es que si en ese proceso, a los 15 días me aburrí, la dejo, no la termino nunca. En la composición siempre estoy buscando ir un poquito más allá.

Primera etapa

‘En Santa Rosa hacía muchas cosas relacionadas con la música; incluso comencé a hacer música para teatro. Cuando estaba por terminar el secundario hicimos un proyecto que culminó con la presentación de un musical que exhibimos en el Teatro Español. Allí fue cuando comencé a hacer música.

Después me fui a estudiar a Buenos Aires, a hacer mi carrera (es Licenciada en Musicoterapia) y seguí haciendo música paralelamente‘, cuenta Cielo sobre esa primera etapa y añade: ‘La música cada vez me fue gustando más y comencé a componer mis propias canciones. Es esa época empecé a estudiar orquestación con un maestro que yo admiro muchísimo, Gustavo Mozzi (ganador de dos premios Grammy junto a Gustavo Santaollalla por ’Café de los Maestros’) y que me impulsó a crear mis propias cosas. Entonces comencé a realizar arreglo de cuerdas, escribir para vientos; cursé el profesorado de piano, teoría y solfeo en el Conservatorio y fui empezando a hacer mis canciones, orquestándolas de a poquito.

También comencé a trabajar en la computadora, y a tener curiosidad por los sintetizadores‘.

De lo clásico a lo electrónico

‘Estando en Buenos Aires es que descubrí la música electrónica - que yo mucho no la tenía porque venía de una formación clásica, de conservatorio - .

Fui haciendo amigos Dj que comenzaron a invitarme a fiestas electrónicas y aluciné. Dije, ¡Wow, esto tiene otro vuelo! Porque obviamente es muy distinta la música electrónica de la clásica; pero comencé a ver que se podían hacer cosas combinadas y me gustó mucho el asunto.

Creo que por esa época también conocí a Björk, que es mi ídola. Y cuando vi que ella se aventó a mezclar elementos clásicos con sonidos más electrónicos, ahí fue cuando dije ¡Wow!

Y seguí estudiando y trabajando y estudiando, hasta que me dio el gusto por el canto y comencé a hacerlo. Conocí a un Dj de Buenos Aires, Dilo (Franco Di lorenzo), con el que hice un disco muy experimental (Elephant Dreams - 2002) que me llevó a transitar un proceso muy interesante de investigación y exploración. Ahí fue cuando verdaderamente se me abrió todo un camino‘, cuenta Cielo.

México

‘Sin embargo, justo cuando estábamos por lanzar eso, por una cuestión personal, porque en el medio estaba toda la cuestión de estar con mi carrera, trabajando en dos colegios muchas horas para poder mantenerme, para poder moverme, seguir estudiando, comprándome juguetitos para tocar - los sintetizadores son caros, las galerías de sonido se compran, la computadora se tiene que actualizar constantemente para poder componer -. Era todo un proceso en el que había que sacrificar muchas cosas. Y entonces, en el medio de todo eso, estaba muy cansada de Buenos Aires, del ruido de la ciudad, de correr para todos lados, etc., y surgió la posibilidad de irme de viaje a México a dar unas charlas sobre musicoterapia en un simposio que se realizaba en el D.F. Y allí me quedé un mes, dos, luego pedí licencia en mis trabajoà comencé a sentir algo que no había sentido en Buenos Aires, que es una ciudad maravillosa pero, da la sensación de que hay muchos músicos, artistas, etc. Entonces, cuando llegue a México me pasó que sentí que la cultura mexicana me necesitaba. Es decir, se interesaba en lo que hacía respecto de la músicoterapia; se interesaban en esta propuesta electrónica que llevaba; y también sucedía que el género musical estaba en auge. Entonces comencé a trabajar en todas ellas al mismo tiempo y me di cuenta de que todas ellas estaban referidas a la música. Una cosa fue llevando a la otra y allí estoy, hace 12 años, con un montón de proyectos‘.

Premios y participaciones

Cielo Pordomingo fue premiada en el año 2014 con el Emmy Award 2014 por Composición y Arreglos Musicales para el Programa de Televisión Atención Atención de Puerto Rico. Fue dos veces Semi-Finalista del International Songwriting Competition (ISC) 2014 y 2013 por su canción SUBSTANCE.

En 2013 editó D FRET su primer álbum como solista, del cual compuso música, letra, coros y arreglos, y fue recibido con excelentes críticas en México, Argentina, Canadá, España, Reino Unido, Italia, Chile, Puerto Rico, Ecuador, Colombia, Perú y Estados Unidos.

Su sencillo Beautiful Hole fue incluido en 4 compilados internacionales.
En el año 2010 compuso y grabó el tema principal, así como los arreglos de la obra ‘Todos Somos México Bicentenario‘. En 2007 compuso y editó el disco de la obra ‘Ecoclap. Un Musical con Conciencia Ecológica‘ (Qro. México) por el que fue galardonada con el Premio Nacional Proyectos Juveniles del Instituto Mexicano de la Juventud; en 2006 colaboró como arreglista en el DVD infantil ‘Atención, Atención. El Especial‘ (Puerto Rico); en 2005 compuso los temas de la obra musical ‘Solo Basta un Segundo‘ (Qro. México); en 2002 editó el CD ‘Elephant Dreams‘ como ‘Lapse‘ junto con Franco Di Lorenzo (Argentina).

Actualmente es beneficiaria del Programa APOYARTE 2015 del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes.