Rubiano busca historias de la “colimba” para su próximo libro

El escritor Néstor Rubiano es pampeano, inquieto y viajero. Nació en Alta Italia, vivió en Ingeniero Luiggi y desde 2007 vive en Santa Rosa. Por estos días ha iniciado una nueva aventura para culminar su noveno libro: está convocando a todas aquellas personas que tengan anécdotas de su paso por el servicio militar obligatorio para incluirlas en su próximo texto, que tiene que ver con ese tema.

Según cuenta, su “caballito de batalla” es la historia del bandido rural Juan Bautista Vairoletto, aunque también publicó “Recuerdos a mi Querencia”, “En el alma de un paisano” y “Cebollita, un elegido de la historia”, y en estos días saldrá “La vuelta de los forasteros”, que publicará una editorial del sur.

“Este será mi noveno libro, he colaborado con El Diario en varias oportunidades ya que siempre me han abierto las puertas desde mi primer libro. Uno ha ido perdiendo el miedo”, explicó.

Rubiano convoca a quienes tengan anécdotas que pueden ser graciosas, tristes o dramáticas que tengan que ver con la “colimba”, con aquellos años en el servicio militar obligatorio tanto de la Fuerza Aérea, de la Marina o del Ejército. “Es para completar un trabajo de un libro que ya está en marcha pero quiero completarlo con anécdotas de otras personas”, detalló.

- ¿Cómo se inició con la venta de sus propios libros?
- Soy nacido en Alta Italia, vivía en Ingeniero Luiggi, no me dedicaba a esto, era comerciante, pero por un problema familiar tuve que comenzar de nuevo y me dediqué a la escritura. Estuve divorciado de los libros hasta que me di cuenta de que tenía que salir a vender.
Viajaba en colectivo de un lado a otro porque no tenía automóvil. Todo esto en 2012. Cuando pude comprarme un auto salí a viajar yo mismo.

- ¿Cuál es la hoja de ruta para vender los libros?
- Yo salgo a vender mis propios libros, voy por los pueblos con el auto, hago el servicio de venta, digamos. No espero que el lector venga sino que voy al lector. Recorro la provincia pero también salgo fuera de ella, por eso ya tengo posibles lectores en otros lados. Hago el sacrificio pero lo hago con gusto. Es una vida de servicio. Recorro todos los lugares donde está abierto: talleres, bibliotecas, comercios, municipalidades... En cada pueblo hago esa rutina.

- ¿Por qué un libro sobre el servicio militar obligatorio?
- Tenía bastante capitalizada mi experiencia en la colimba, pero además porque voy abriendo el abanico, trato de tener una diversidad de temas, en lo posible que tengan interés popular. Hay que tener en cuenta que en cada libro hay una cantidad de gastos que amortizar, por lo que no se puede hacer una edición ni muy grande ni muy chica. Ellos no hacen ni menos de 1.000 ni más de 1.500.
La colimba es un tema de interés popular, no hay mucho material sobre el tema. Estuve explorando y no encontré demasiada bibliografía.

- ¿Pueden ser de cualquier lugar del país?
- Voy a incluir anécdotas principalmente porque me interesa lo interactivo, es decir, que la gente pueda sentirse reconocida de algún modo. Pueden ser historias de cualquier lugar del país porque el pampeano o de la zona ha tenido distintos destinos. La anécdota viene acompañada de pinceladas de otros datos. El relato puede ser corto pero se mencionan lugares, situaciones y otras cosas. El relato puede ser breve pero puede servir para ilustrar otras cosas, como los mandos, recordar cómo estaba un día o puede contar cómo era estar arriba de un barco. La ilustración general hace que al lector le interese.

- ¿La idea del libro tiene que ver con este pedido de retorno al servicio militar obligatorio que hay actualmente?
- No, trato de no involucrarme en temas que puedan cuestionarme el trabajo. Lo mío es una recopilación de historias anecdóticas. No me meto en la polémica porque no es mi estilo. No trabajo en un medio, soy independiente y necesito vender los libros. Al cierre de cada trabajo yo hago un epílogo donde doy una opinión o sobre el trabajo o sobre el tema.

- ¿Cuándo piensa publicarlo?
- Ya les estoy enviando a las distintas editoriales una síntesis para que me contesten porque las editoriales están abarrotadas de trabajo. La verdad, hay más gente que publica libros que gente que los lee. Yo les envío y estoy buscando el interés de las editoriales. El esqueleto del libro lo tengo bastante armado.

- ¿Ha incursionado en los nuevos usos de la tecnología, por ejemplo los blogs?
- Hago lo que puedo, no tengo un gran dominio de las nuevas herramientas. Tengo una página de Facebook. Al trabajar en un blog uno tiene que atender a la demanda. Pero además a mí me gusta andar, conocer y caminar mucho, cuando puedo cargo libros en el auto y salgo a recorrer.

- ¿Qué provincias ha recorrido?
- Por todos lados, para el sur llegué hasta Chubut en la última temporada. También Río Negro, el borde de la provincia de Buenos Aires, gran parte de San Luis y el sur de Córdoba... Además, gran parte de Mendoza y Neuquén. Hay que recorrer, ya llevo recorridos más de 250 pueblos y ciudades desde que comencé.

- ¿Cuándo comenzó todo?
- Se inició porque yo no sabía que tenía que vender los libros. Creía que uno enviaba el libro a las editoriales y ellas se ocupaban de la distribución. Así me sucedió con mi quinto libro, el de Vairoletto, que aquí en La Pampa me lo pedía mucha gente y desde Buenos Aires me decían que no se vendía. Desde el 2005 al 2011 se hizo una sola edición. Entonces un día invertí en una segunda edición y los vendí yo mismo. Cambió tanto que finalmente hice seis ediciones del ejemplar de “Más allá de la frontera: Vairoletto”.

- ¿Cuál es la clave para la venta?
- Yo trabajo poco con las librerías, prefiero a las distribuidoras de revistas, aunque mi principal herramienta para vender es caminar yo mismo, andar por los pueblos y hablar con la gente. Con las distribuidoras que trabajé y no tuve problemas son las de Santa Rosa, General Pico, General Roca, Neuquén, San Rafael, Trenque Lauquen y Bahía Blanca. Ellas van rotando el libro, lo tienen 45 días y luego me comunico para ver cómo fue la venta.

Los interesados en aportar anécdotas para el libro de Néstor Rubiano pueden comunicarse con él mediante su correo electrónico (fito [email protected]), en la dirección de su casa: Paraná 1824 de Santa Rosa, o a través de las redes sociales, en Facebook (www.face book.com/nestoradolfo.rubianobertello).